Descubriendo Chichen Itza

Descubriendo Chichen Itza

Chichen Itza, la asombrosa permanencia de lo etéreo y lo terrenal

Conoce de cerca los templos y los rituales legados de dos extraordinarias culturas prehispánicas.

Los vestigios de esta importante ciudad prehispánica se dividen en dos periodos, la que pertenece al maya Clásico, construida con un estilo característico llamado “Puuc” entre los siglos VII-X, a la que los lugareños se refieren como “Chichén Viejo”; y las imponentes edificaciones que se construyeron a finales del siglo X con la llegada de los grupos Itzá, indígenas chontales procedentes de las tierras bajas de Tabasco con la llegada de su líder Kukulcán (Quetzalcóatl) en año 987 d.C., en la que se fusionaron los estilos de construcción de toltecas y mayas.

Lo imperdible en Chichén Itzá

La Pirámide de Kukulcán. Conocida como el Castillo de Kukulcán-Quetzalcóatl, es una estructura ceremonial que presenta escalinatas en cada uno de sus cuatro lados que conducen a un templo en la cúspide, dentro del templete hay representaciones de jaguares, la figura de Chac Mool y el trono de jaguar pintado de color rojo brillante, en el que se pueden apreciar incrustaciones de jade y de concha nácar.

Nuevos estudios científicos con técnicas de tomografía eléctrica, han revelado que este templo se compone de tres pirámides superpuestas, construidas en diferentes momentos históricos que van desde el periodo Clásico Tardío hasta inicios del Postclásico 600-1187 d.C. aproximadamente, y que también esconde un cenote o depósito de agua bajo la pirámide.

Uno de los atractivos más famosos de este templo es que gracias a los conocimientos matemáticos y astronómicos de los mayas, su orientación permite observar durante los equinoccios de primavera y otoño, una ilusión durante la puesta del sol en la que la silueta de la pirámide proyecta siete triángulos de luz, semejando una figura serpenteante que parece descender por las escaleras hasta llegar a la cabeza de piedra de la serpiente emplumada al pie de las escalinatas, este fenómeno de tecnología maya es conocido como “El descenso de Kukulcán”, un espectáculo que sigue asombrando a turistas de todo el mundo.

El Observatorio. Al igual que la pirámide de Kukulcán, el Observatorio es una construcción conformada por varias superposiciones, sobre todo en el edificio circular y en la terraza; es importante señalar que los mayas no hacían edificaciones redondas, es por esto que esta construcción es singular.

La edificación muestra 3 niveles, el primero es una gran plataforma rectangular cuya fachada principal está señalada por escalinatas que llevan a la terraza del segundo nivel, ahí se encuentra otra construcción rectangular orientada de manera diferente y una segunda escalinata que lleva al edificio circular principal. Se cree que esta construcción estaba orientada de forma que permitiera la observación de la luna, el sol y las estrellas para facilitar cálculos astronómicos.

Dentro del edificio circular existe una primera construcción con escaleras que suben en espiral hasta la parte más alta, es por esta razón que también se le conoce como el Caracol, las escaleras llegan hasta el techo en forma de bóveda. Algunos arqueo-astrónomos piensan que cada una de las ventanas del observatorio estaba asociada a un fenómeno astronómico en particular.

Tlachco del Juego de Pelota. La cancha o tlachco de Chichén Itzá es la más grande de Mesoamérica, simbolizaba el cielo nocturno o el universo, y los jugadores representaban a los astros y su movimiento. Este lugar tiene dos grandes muros, en el centro de cada uno hay un anillo de piedra con representaciones de dos serpientes emplumadas entrelazadas.

El pok tapok o pokolpok era más que un juego de pelota, era un ritual donde se representaba la lucha entre deidades celestes y el inframundo; en la base de cada muro se pueden apreciar relieves en donde se representa el sacrificio de los jugadores.

Debido a las últimas restauraciones a las escalinatas y cinco pasajes que se han hecho de este lugar, se ha podido constatar que esta obra también tenía una función astronómica ya que aún es posible observar los equinoccios y los solsticios desde estos puntos.

El Templo de los Guerreros y las Mil Columnas. En el oriente del complejo arqueológico de Chichén Itzá se erige un templo piramidal de base cuadrada con escaleras que llevan hasta el templo superior, el cual está divido en dos salas, en el pórtico de la entrada se pueden apreciar dos serpientes de cascabel en forma de imponentes columnas que sostienen un dintel.

El Templo de las mil columnas, realmente tiene sólo 200 entre columnas y pilas que representan a guerreros, en este lugar se pueden ver salas abovedadas con una majestuosa escultura de Chac Mool, figura característica precolombina que se ha encontrado en varias construcciones arqueológicas pertenecientes a las culturas mayas, toltecas y mexicas.

El Chac Mool representa a un hombre acostado que sostiene una vasija en su vientre, su nombre en maya significa gran jaguar rojo o garra roja; sin embargo no fueron los mayas los que los llamaron así sino el arqueólogo británico Augustus Le Plongeon en el siglo XIX, se cree que es una figura que representa a un intermediario entre los hombres y las deidades para hacer llegar sus ofrendas.

El Cenote Sagrado La palabra original en maya para referirse a estos cuerpos de agua subterránea era dzonoot o ts´onot, pero con la llegada de los españoles derivó en cenote, hay varios tipos de cenotes: a cielo abierto, semiabiertos, subterráneos o en grutas, si conservan su cúpula o se encuentran intactos bajo tierra esto indica que son más jóvenes.

De entre todos los que se encuentran en la Península de Yucatán, el Cenote Sagrado, también conocido como Cenote Chenckú o Cenote de los Sacrificios, y es por éste último nombre que se distingue de los demás debido a que en el periodo Clásico (800 d.C.-1100 d.C.), en el llamado esplendor de Chichén Itzá, sirvió principalmente para ritos y sacrificios ofrendados a sus dioses y en el periodo Posclásico (1100 d.C.-1550 d.C.), como un lugar sagrado y de peregrinaje.

Dentro de él se han encontrado objetos como cascabeles, ornamentos pectorales, joyas, piezas de cerámica y lanzas; además de restos óseos de personas de diferente sexo y edades. Es posible ver varios de estos objetos en el Museo Regional de Mérida en Yucatán y en la sala Maya del Museo de Antropología e Historia en la Ciudad de México.

Una amplia selección de Excursiones a Las Ruinas Mayas

Chichen Itza Regular

No deje pasar la oportunidad de visitar Chichen Itza durante sus vacaciones en Cancun, la antigua capital del imperio maya y conocer porque ha sido nombrada una maravilla del mundo.

Chichen Itza Time Masters

Visita la famosa zona arqueológica de Chichén Itzá, descubre el misterio de sus templos icónicos, refréscate en un típico cenote sagrado, también conocerás la hermosa ciudad colonial de Valladolid en la mágica ciudad de Yucatán.

Chichen Itza Luz y Sonido

Déjate envolver en la bóveda maya de luna, música, efectos especiales y misticismo y disfruta Chichen Itza de noche.